GUIPÚZCOA- GUIPUZKOA PAIS VASCO EUSKADI

Pueblos: A AB BCDEFG GHI  IJKLM MNOPQRS STU UVWXYZ

Abaltzisketa

Aduna

Aginaga

Aia

Aizarna

Aizarnazabal

Aizpea

Albiztur

Aldaba

Alegia

Altza

Alkiza

Altzaga

Altzibar

Altzo

Alzola

Amasa

Amezketa

Andatza

Andoain

Angiozar

Anoeta

Antzuola

Aozaratza

Apotzaga

Arama

Arantzazu

La Provincia

 

Playas turísticas y santuarios como los de Loiola y Arantzazu. Villas monumentales y ciudades industriales. Cseríos entre verdes montañas y refinadas actividades culturales. Bidasoa, Oiartzun, Urumea, Oria, Urola y Deba son los seis pequeños rios casi paraleso, que atraviesan y vertebran el territorio de Guipuzkoa desde los macizos de Aizkorri y Aralar hasta la costa cantábrica. La situación de Gipuzkoa ha favorecido que sea en ella espcialmente en las áreas rurales del interior, donde mejor se hayan mantenido las tradiciones culturales y folklóricas vascas, así como el euskara. Es el territorio con mayor número de personas que hablan en el idioma vasco. La romanización en Gipuzkoa fue tardía y sólo alcanzó de modo superficial a su extremo oriental, dejando restos en Irun (necrópolis romana en la ermita de Santa Elena), Hondarribia y Oiartzun. Desde la Edad Media, los guipuzcoanos se dedicaron a la agricultura, la pesca de bajura (incluyendo entonces la de ballenas) y la ferrería, actividades a las que con el tiempo se uniría el comercio.

Hondarribia

 foto Josugoni

Por el Este, Gipuzkoa comienza con  la comarca de Bidasoa-Txingudi, cuyo carácter fronterizo ha marcado la agitada historia de sus poblaciones. Hondarribia se construyó como plaza fuerte enclavada en un alto desde el que se domina la desembocadura del Bidasoa y la frontera con Francia. Ademas de su playa hay que conocer su barrio de pescadores, con casas de coloristas balcones repletos de flores y el castillo de Carlos V hoy parador nacional. En Irun hay que visitar el museo de la ermita de Santa Elena. Errenteria conserva un interesante casco antiguo. Pasaia es el mayor  puerto de Gipuzkoa y su barrio Pasai Donibane consta de una pintoresca y larga calle al borde de la bahía en la que se suceden casas de sabor marinero, palacetes y caserones de aspecto noble.

Astigarraga es la capital de la sidra y en Hernani se encuentra el Museo Chillida-Leku, museo al aire libre dedicado al escultor Eduardo Chillida: cuenta con un jardín de doce hectáreas, con más de 40 piezas de grandes dimensiones. En Orio, con su playa y su casco antiguo, las casas se aprietan unas contra otras hasta constituir una auténtica muralla. En el parque de Pagoeta, espacio natural, hay que conocer la ferreria y el molino de Agorregi.

Zarautz es rica en edificios de gran interés arquitectónico, como torre Luzea o el  palacio de Narros.  No olvidar que tiene la playa más larga de Gipuzkoa y que es un paraíso para los surfistas. Getaria es la cuna de personajes tan célebres como el navegante Juan Sebastián Elkano o el modisto Cristóbal Balenciaga. San Salvador, su parroquial es una de las mejores muestras del gótico de Euskadi. No hay que irse sin degustar el txakoli y el pescado asado. Zestoa ha alcanzado su fama gracias al balneario, conocido centro de descanso  y curas termales.

 

El Santuario de Loiola

foto Gap

El Museo Vasco del Ferrocarril puede visitarse en Azpeitia, y en Azkoitia la parroquia de Santa Maria la Real. El Santuario de Loiola se levantó a fines del siglo XVII y se terminó en el XIX. Rodeada de extensos jardines y una amplia plaza, la basílica de Loila fue diseñada por un discípulo de Bernini. Destacan en ella su fachada barroca y la cúpula de 65 metros.

En el interiro se encuentra Leintz-Gatzaga, vinculada a la producción de la sal. Por aquí pasaba el camino real de castilla. En la villa monumental de Oñati hay ejemplos arquitectónicos que van desde el gótico de la iglesia de San Miguel al bellísimo renacentismo de la Universidad de Sancti Spiritus.  Muy cerca El santuario de Arantzazu, es un lugar de peregrinación y destacada muestra del arte de vanguardia. En Bergara, Espartero y Maroto pusieron fin a la primera guera Carlista. Destacan casas solariegas y el Real Seminario.

En la comarca del Goierri, Tolosa es conocida, además de como villa papelera, por su tradición en la fabricación de boinas, sus especialidades reposteras, habilitades en el  museo de la Confiteria y su certamen coral. En Segura no se puede pasar por alto el palacio de Lardizabal, actual Ayuntamiento, ni la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Aunque sea gótica, las 42 esculturas que conforman su singular retablo, obra de Luis Carmona, son de estilo churrigueresco.

 

foto Yrithinndel Museo Chillida-Leku,

Zerain es un pueblecito rodeado de verde, con casas blasonadas, estupendas vista y un Museo Etnográfico. En Ormaiztegi se conserva un enorme puente ferroviario realizado por un discípulo de Eiffel y tiene entre sus atractivos el Museo Zumalakarregi y la iglesia de San Andrés, que ofrece unos dibujos geométricos prerrománicos.

Donostia-San Sebastián es hoy en día una ciudad de servicios en la que viven alrededor de 180000 habitantes. Frente al mayor peso económico de Bilbao o al carácter administrativo de Vitoria-Gasteiz como capital de Euskadi, Donostia es la más turistica, cultural y congresual de las tres.  Donostiarras y foráneos no se cansan de asomarse a la bahía de la Concha, ese amplio trozo de mar alrededor del cual se asienta, serena y elegante la ciudad. En los paseos de la Concha y Ondarreta, la vista disfruta con la combinación de los edificios y sus luces, los suaves tonos de las playas, los reflejos del mar y la vegetación de las tres colinas que abrazan la bahía: el monte Urgull, sobre la parte vieja, con el  castillo de la Mota y el monumento del Sagrado Corazon en su cima. Al Oeste, el monte Igeldo. Y en medio, la isla de Santa Clara, a la que se accede mediante un servicio de barcas.

foto Joanjoc

Un lujo cotidiano es la continua oferta cultural, insólita para una población de este tamaño, en la que Donostia tiene larga tradición. Junto a manifestaciones de primera linea -Festival Internacional de Cine, Quincena Musicak, Festival de Jazz- la capital donostiarra ofrece otras citas de interés -Cursos de Verano, Festival de Cine Fantástico y de Terror, Maiatza Dantza, Festival Publicitario, Feria de Teatro....- asi como actividades semanales de menor formato en las casas de cultura de los distintos barrios.

el Palacio Kursaal diseñado por Rafael Moneo

Los donostiarras adoran sus paseos afrancesados y sus elegantes puentes. La esbelta plaza de la Constitución, antaño fue utilizada como plaza de toros. Así lo recuerda la numeración de los balxones, que eran usados como palcos. La Virgen del Coro y San Sebastián son la patrona y el patrón de la ciudad. En la basílica de la Virgen puede verse la bella escultura del santo asaeteado.  Hay que recorrer con calma todo el paseo de la Concha hasta el palacio de Miramar (al estilo de los cottages ingleses) y llegar más allá de Ondarreta hasta el hierro y el granito del Peine del Viento. Volviendo atrás no deje de ver el Palacio Kursaal, formado por diez mil paneles de cristal; diseñado por Rafael Moneo es e nuevo auditorium y palacio de congresos.

OFICINA INFORMACION TURISTICA: 943023150 /52  Pº de los Fueros 1 CP 20005

 

foto generalpoteito

buscador google
Licencia de Creative Commons Licencia Gnu Sosua